Telf. +34 638 494 602 / Email: info@garciabielsa.com

Contratación civil y mercantil

Contratación civil y mercantil

Una redacción correcta y adecuada del contrato es esencial, dado que establecerá los términos de la relación entre las partes. Su mayor o menor claridad y precisión nos posibilita tener en el futuro una relación más fluida con la otra parte; o por el contrario, abrirá la puerta a conflictos y desacuerdos.

Las partes pueden establecer los pactos y acuerdos que consideren convenientes «siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral y al orden público». Ahora bien, es necesario redactar los contratos con claridad, y contemplando con precisión lo acordado, dado que el transcurso del tiempo, los cambios que se produzcan en la relación, y la interpretación que cada uno haga de lo inicialmente acordado puede dar lugar a conflictos o desacuerdos.

Es esencial formalizar un contrato o documento de lo que se pacta, firmado por las partes. De este modo, cuando surja cualquier tipo de duda, o discrepancia, siempre podremos acudir a él, y leer lo acordado.

El asesoramiento en materia de contratación civil y mercantil abarca gran cantidad de contratos, en particular, y entre otros, podemos encontrar los contratos de patrocinio, suministro, obra, servidumbres, distribución, agencia, franquicia, prestación de servicios, joint venture, UTE, etc. Nuestro asesoramiento abarca desde la elaboración y revisión de contratos, negociación, redacción de informes y opiniones legales e intervención en procesos de due diligence legal (análisis del negocio jurídico mediante la revisión de documentos).

El asesoramiento en materia de contratación civil y mercantil abarca gran cantidad de contratos. Entre ellos destacan: los contratos de patrocinio, suministro, obra, servidumbres, distribución, agencia, franquicia, prestación de servicios, joint venture, UTE, etc. 

Nuestro proceso

1. Asesoramiento inicial

En la primera fase, le asesoraremos sobre que tipo de contrato/s debe efectuar para conseguir la finalidad perseguida, indicándole las posibles soluciones para la resolución de su asunto y le haremos un presupuesto sin ningún compromiso.

2. Asesoramiento y negociación

Tras la aceptación del presupuesto, le asesoraremos con precisión sobre las posibles adversidades y beneficios de lo acordado, o bien negociaremos con la otra parte en su nombre si es necesario.

3. Redacción del documento

Una vez acordados los términos y condiciones del contrato, procederemos a la redacción del contrato, o bien a modificar el contrato existente para adaptarlo a lo acordado, protegiendo siempre sus intereses y derechos.

4. Firma

Le acompañaremos a la firma del documento, por si a última hora surgiera algún problema.

Redactar los contratos de forma correcta y adecuada es esencial

A mayor claridad, precisión y exhaustividad, menor espacio quedará para las interpretaciones libres y arbitrarias de las partes. Por ello, cuando la materia a convenir sea compleja, con muchos frentes y aspectos a considerar, conviene una correcta redacción del contrato. Desconfíe de los modelos tipo que se ofrecen en Internet. Lo más seguro es que no se adecuen a su necesidad, o incluso que no sean aplicables a su caso concreto. Redactar un contrato adecuadamente es más complejo de lo que parece, dado que si no tiene conocimientos jurídicos sobre el tipo de contrato que se redacta, nos podemos encontrar la eventual declaración de nulidad del contrato, o bien de una o varias cláusulas.

Redacción del contrato

permítanos asesorarle y redactar sus contratos para que se encuentren conforme a la ley.

Proceso Judicial

En caso de incumplimiento del contrato podremos acudir a la vía judicial para exigir su cumplimiento o la resolución del mismo.

Asesoramiento

Nosotros le asesoraremos e informaremos, antes y durante todo el proceso de las peculiaridades del contrato.

Diferencia entre un contrato civil y mercantil.

Existen contratos mercantiles y civiles, y hay que establecer una distinción. Considerando en abstracto, se puede entender que es mercantil un contrato:

  1. Donde interviene un empresario.
  2. Cuyo fin sea la industria o el comercio.
  3. Cuyo objeto sea mercantil.
  4. Son mercantiles los contratos de empresa (es decir, que se realizan en el marco de la actividad organizada de la empresa y constituyen, precisamente, su objeto), aunque la contraparte no sea empresario.

¿Cuándo una compraventa es civil o mercantil?

Para distinguir entre una compraventa civil o mercantil debamos acudir al artículo 325 del Código de comercio, que indica que «Será mercantil la compraventa de cosas muebles para revenderlas, bien en la misma forma que se compraron, o bien en otra diferente, con ánimo de lucrarse en la reventa». Por tanto, es necesario:

  1. Que se adquiera un bien mueble (en la actualidad no existe un criterio unánime sobre si la compraventa de bienes inmuebles es civil o mercantil).
  2. Que el bien se adquiera con intención de revenderlos.
  3. Con independencia de que se venda en la misma forma que se adquirió, o bien lo transformemos en otra.

Calificar una compraventa como civil o mercantil afecta al plazo de prescripción para solicitar la cantidad de dinero que el comprador debe al vendedor. Supongamos que un concesionario vende un vehículo a un particular (compraventa civil), el plazo para reclamarle la cantidad de dinero al particular prescribiría a los 3 años. Ahora bien, si el mismo vehículo lo compro un taller de coches, con intención de revenderlo (compraventa mercantil), el plazo del concesionario para reclamarle la cantidad de dinero que deba prescribiría a los 5 años.

Renuncia de los Agentes comerciales a la indemnización por clientela

La Ley 12/1992, de 27 de mayo, sobre Contrato de Agencia, contempla en su art. 17 el derecho del agente a recibir una indemnización cuando finaliza el contrato, si este hubiera aportado nuevos clientes al empresario o incrementado sensiblemente las operaciones con la clientela preexistente.

Es práctica común que las empresas que contratan a agentes, incluyan en el contrato de agencia la obligación de renuncia a estas indemnizaciones. Sin embargo, esta renuncia por escrito del agente no es válida, dado que la jurisprudencial es pacífica al respecto, y la renuncia al derecho de indemnización por clientela es nula de pleno derecho, habida cuenta que la Ley del contrato de Agencia nace de una Directiva Europea, y está lo prohíbe en su artículo 19.

¿NECESITAS ASISTENCIA LEGAL?

¡Déjanos ayudarte! Llame al 638 494 602

info@garciabielsa.com  ·  Lunes – Viernes 09:00-14:00 / 15:30-19:30