Telf. +34 638 494 602 / Email: info@garciabielsa.com

Litigación y arbitraje

Litigación y arbitraje

En García Bielsa prestamos asesoramiento en todas las áreas del derecho civil, mercantil y laboral, tanto de disputas o conflictos surgidos en el ámbito empresarial, así como entre particulares, defendiendo los intereses de nuestros clientes ante los juzgados y tribunales, arbitraje, u otros medios alternativos de resolución de conflictos.

 El derecho procesal es el conjunto de normas que regulan el proceso judicial, es decir, que regula los requisitos, el desarrollo y los efectos del proceso. Desde García Bielsa somos conscientes de la importancia del derecho procesal, puesto que una cuestión, incidente o trámite procesal puede hacer ganar un procedimiento judicial que inicialmente estaba “perdido”, o perder un procedimiento judicial que inicialmente estaba “ganado”.

Es por ello, que llevamos a cabo un análisis riguroso, detallado y global de cada asunto, para poder ofrecer la solución más eficaz y adecuada a los intereses y objetivos de nuestros clientes.

Nuestro proceso

1. Reunión inicial

En primer lugar, mantendremos un reunión inicial, para identificar cuál es la controversia y conocer con detalle sus intereses.

2. Documentación y análisis

Tras la primera reunión, analizaremos toda la documentación, y realizaremos un análisis exhaustivo y riguroso de la legislación y jurisprudencia aplicable al asunto.

3. Definición de la estrategia procesal y extraprocesal

A continuación, le expondremos todos los pormenores de la estrategia procesal y/o extraprocesal.

4. Ejecución de la estrategia

Una vez perfectamente definida la estrategia, realizamos todos los actos necesarios para llevarla a cabo. Bien sea mediante, negociaciones, diligencias previas, demanda, contestación a la demanda, recursos a las sentencias, etc.

Informes y opiniones legales.

Además de la intervención ante los juzgados y tribunales en defensa de los derechos e intereses de nuestros clientes, dentro de nuestro ámbito de actuación incluye la emisión de informes y opiniones legales sobre cuestiones de materia laboral, civil y mercantil potencialmente litigiosas. Por otro lado, podemos evitar posibles riesgos jurídicos mediante la elaboración de análisis y protocolos, así como la elaboración de estrategias previas al proceso judicial con la finalidad de defender la posición jurídica de nuestros clientes.

Asesoramiento jurídico previo

Antes de iniciar un proceso, le informamos sobre la viabilidad de que sus intereses y derechos se satisfagan en los ante los juzgados y tribunales.

Defensa judicial

Defenderemos ante los tribunales sus intereses con el máximo celo y diligencia.

Costes del proceso

Siempre conocerá con anterioridad nuestros honorarios, o las bases para determinarlos.

La obligación de informar al cliente, y con anterioridad de los honorarios del abogado

La relación abogado cliente —ante los tribunales— es una relación contractual de arrendamiento de servicios. Esto significa que el abogado no puede garantizar un resultado (dado que no depende exclusivamente de él, siendo además una conducta prohibida por el código deontológico de la abogacía española, establecida en su art. 6.3.d). No obstante, si que esta obligado a realizar la defensa de los interés de su cliente con la máxima diligencia y profesionalidad.

Por otro lado, hay que ser consciente de que no existen dos conflictos jurídicos idénticos, y que por tanto, cada proceso judicial es distinto, dado que cada asunto tiene sus peculiaridades y vicisitudes. Pero esto último no impide que el cliente tiene el derecho (y por contrapartida el abogado la obligación) a conocerel coste que le va a minutar el letrado por sus honorarios, o al menos que bases o valores para calcularlo. Así lo establece el articulo 12.b.2.b del código deontológico indicando que «Se debe poner en conocimiento del cliente […], El importe aproximado de los honorarios, o de las bases para su determinación, y las consecuencias que puede tener una condena en costas».

La condena en cosas en el proceso judicial.

Cuando nos referimos a las costas procesales/judiciales no son otra cosa que los honorarios de Letrado, Procurador, Peritos que intervinieron en el procedimiento, así como los gastos derivados del mismo. Debemos partir que con independencia de que exista condena en costas, cada parte deberá correr con el pago de los honorarios de su abogado, procurador y péritos. Ahora bien, si la sentencia condena a la parte contraria, esta tendrá que pagar las costas de su abogado y procurador, y aquel que venció el proceso judicial, podrá exigir al condenado en costas el pago de las costas procesales (siempre que fueran necesarias y dentro de los límites establecidos por la ley).

También puede ocurrir que la sentencia no se pronuncie sobre las costas, lo que conlleva que cada uno de los litigantes pagará los honorarios de su abogado y procurador. Esta situación, en la que no existe una condena en costas se origina cuando el Juez “tenga dudas de hecho o de derecho” (art. 394.1 de la LEC) acerca de quien lleva la razón, en cuyo caso, debe motivarlo así en la sentencia. También puede ocurrir, si la petición inicial no ha sido estimada completamente en la sentencia (es decir, se dio solo en parte la razón al demandante o demandado).

¿NECESITAS ASISTENCIA LEGAL?

¡Déjanos ayudarte! Llame al 638 494 602

info@garciabielsa.com  ·  Lunes – Viernes 09:00-14:00 / 15:30-19:30